Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Presidencia de la Nación.

Logo del Ministerio de Justicia
Disertación sobre la situación carcelaria en la región

ALAK: “EL SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL ES LÍDER LATINOAMERICANO EN POLÍTICAS DE RESOCIALIZACIÓN

Públicada el 20/03/2012

El ministro de Justicia y Derechos Humanos compartió una conferencia con el juez Eugenio Zaffaroni y el experto de la ONU Elías Carranza

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, ratificó hoy “el firme compromiso” del Gobierno nacional con los postulados del nuevo paradigma en materia de políticas penitenciarias y tratamiento de las personas privadas de la libertad. “Seguiremos profundizando el trabajo que venimos realizando desde el año 2003 para mantener adecuados niveles de seguridad en las prisiones, promover la plena resocialización de los condenados y reducir la reincidencia en el delito”.


Alak se pronunció en esos términos durante la apertura de la Conferencia Internacional “Perspectiva de la situación carcelaria en América Latina”, que compartió con el juez Eugenio Zaffaroni, ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y el director del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (ILANUD), Elías Carranza.


Organizado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el encuentro tuvo lugar en el Salón Auditorio de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y contó también con la presencia de la subsecretaria de Gestión Penitenciaria, Laura Lopresti; el director nacional del Servicio Penitenciario Federal, Víctor Hortel; funcionarios latinoamericanos, representantes de organizaciones de derechos humanos, personal del Servicio Penitenciario Federal y destacados académicos.


“En el Servicio Penitenciario Federal, el compromiso con esos ejes estratégicos –agregó Alak- se traduce en hechos concretos, como la superación, hace ya cuatro años, del problema de la superpoblación en las prisiones y el aumento sostenido de la cantidad de internos e internas que estudian y trabajan durante el cumplimiento de sus condenas”.


En ese sentido, el funcionario destacó que “en esos campos, el SPF es líder en América Latina y esto ha merecido el reconocimiento de la comunidad internacional”.


“El propio ILANUD –recordó Alak- destacó el ‘trabajo de excelencia’ que desarrolla el Gobierno argentino en el tratamiento de la mujer en prisión, e indicó que ‘el programa que viene desarrollando el Servicio Penitenciario Federal en los últimos cinco años representa un punto de referencia valioso para los demás países de la región’”.


También citó el ministro palabras del secretario general del Consejo de Ministros de Justicia de Iberoamérica, Javier Moreno Catena, quien exaltó “los avances en la implementación de políticas penitenciarias favorables al reconocimiento de la población reclusa como sujeto de derecho” y celebró la decisión de las naciones iberoamericanas de tomar al modelo del Servicio argentino como punto de apoyo para la elaboración de un programa iberoamericano de género en prisión.


CUATRO AÑOS SIN SUPERPOBLACIÓN


En la actualidad, el Servicio Penitenciario Federal es el único sistema carcelario de América Latina sin superpoblación y con infraestructura acorde al nuevo paradigma penitenciario. “El sistema –precisó Alak- cuenta con 11.037 plazas y 9.644 detenidos –83,04% de la capacidad ocupada- en espacios concebidos para el desarrollo de programas de enseñanza, formación profesional, cultura y reconstrucción de lazos familiares”.


“El Plan Nacional de Infraestructura Penitenciaria, que se encuentra en plena ejecución, está dotando al Servicio Penitenciario Federal de establecimientos modelo que sirven ajustadamente a los lineamientos del nuevo paradigma basado en la resocialización de las personas privadas de la libertad”, sostuvo el funcionario, y subrayó que “el 65% de la población de las unidades penitenciarias federales trabaja y percibe el salario mínimo, vital y móvil, en tanto que el 64% estudia en el sistema educativo formal en los niveles primario, secundario, terciario y universitario de grado y posgrado: 6.171 son los inscriptos a diciembre de 2011 y 1634 recibieron certificados el año pasado por completar alguno de esos ciclos”.


Alak insistió en que el trabajo y la educación reducen significativamente la reincidencia en el delito. “Sólo entre el 5 y el 6 por ciento de los internos que estudian vuelve a delinquir cuando recupera la libertad, y esa tasa cae al 0% en los casos de quienes egresan del sistema penitenciario con un título universitario”, ejemplificó.


“Esos datos dan cuenta de que la resocialización plena de las personas privadas de la libertad supone un beneficio para el conjunto de la población”, sostuvo el funcionario, y reivindicó el programa de incentivos a la educación que, desde este año, permitirá reducir hasta un máximo de 20 meses los plazos de privación de la libertad de los condenados.


“La mayoría de las personas que transitoriamente se encuentran alojadas en dependencias carcelarias ha sufrido la falta de derechos desde la infancia, fundamentalmente por la ausencia de un Estado que, durante casi tres décadas regidas por el Consenso de Washington, se desentendió de los humildes y expulsó a millones de trabajadores –y a sus hijos- hacia la precariedad y la marginalidad”, señaló Alak, y citó palabras pronunciadas por su par de Educación, Alberto Sileoni, en la apertura del ciclo lectivo 2012 en las cárceles federales: “Ninguna persona puede ser condenada a tener su pasado como destino”.


Ciudad de Buenos Aires, 20 de marzo de 2012.-




Los más Utilizadosabrir | cerrar



Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

(+5411) 5300-4000 | Sarmiento 329 | C 1041 AAG | Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina